Artículos

Aprender a pensar sobre ciencia y religión: La utilidad de los cuatro modelos de Ian Barbour | Leonel Contreras

«Barbour expresa que, a grandes líneas, la ciencia y la religión pueden relacionarse a través de cuatro modelos: conflicto, independencia, diálogo e integración. Si bien estos modelos son ampliamente conocidos y no son imparciales en su contenido, tengo la firme convicción de que todavía pueden ser una herramienta útil para “aprender a pensar” sobre ciencia y religión. En tiempos donde la ciencia ha sido casi totalmente capturada por intereses puramente apologéticos, los clásicos modelos de Barbour nos brindan un cierto respiro para llevar la conversación a un nivel más profundo y menos belicista. Estas fuertes impresiones justifican en parte la iniciativa de esbozar este resumen, que partió como un ejercicio de entretenimiento para ordenar mis propias ideas al respecto pero que luego se transformó durante el proceso en algo un poco más elaborado».

Tom Holland: Dominion o por qué seguimos siendo cristianos | Bruno de Jesús Rahmer

«Nuestras artes se han desarrollado dentro del cristianismo, en él se basaban hasta hace poco las leyes europeas. Todo nuestro pensamiento adquiere significado por los antecedentes cristianos. Un europeo puede no creer en la verdad de la fe cristiana pero todo lo que dice, crea y hace, surge de su herencia cultural cristiana y sólo adquiere significado en relación a esa herencia. Sólo una cultura cristiana ha podido producir un Voltaire o un Nietzsche. No creo que la cultura europea sobreviviera a la desaparición completa de la fe cristiana. Y estoy convencido de ello, no sólo como cristiano, sino como estudiante de biología social. Si el cristianismo desaparece, toda nuestra cultura desaparecerá con él».
(T.S. Eliot)

¿Qué tiene que ver el acelerador de hadrones con Pentecostés? | Leonel Contreras

«La manera característica de los pentecostales para concebir la acción divina genera problemáticas que son propias de un entendimiento del mundo como escindido de Dios. Desde una óptica pentecostal, el mundo siempre está animado por el Espíritu y preparado para una manifestación más intensa. Además, las acciones del Espíritu son entendidas en términos escatológicos y/o teleológicos como un adelanto de la venida del reino futuro de Cristo. A pesar de ello, estas interpretaciones operarían en un nivel distinto al de las explicaciones científicas, que no serían socavadas. En otras palabras, no habría una suerte de “solapamiento epistémico” entre las explicaciones naturalistas y el entendimiento pentecostal de la acción divina en el mundo natural».

La teoría de la evolución: Una exposición introductoria | Bruno de Jesús Rahmer

«Darwin y otros biólogos del siglo XIX encontraron pruebas convincentes de la evolución biológica en el estudio comparativo de los organismos vivos, en su distribución geográfica y en los restos fósiles de organismos extintos. Desde la época de Darwin, la evidencia de estas fuentes se ha vuelto considerablemente más sólida y completa, mientras que las disciplinas axiales que surgieron más recientemente (genética, bioquímica, fisiología, ecología, etología y especialmente biología molecular) han proporcionado portentosas pruebas adicionales y una confirmación detallada de las hipótesis propuestas en este marco».

Una brevísima introducción a la filosofía | Bruno de Jesús Rahmer

«La filosofía​ -en el sentido contemporáneo del término- ha de entenderse como saber generalizado, que se arroga el privilegio sobre todas las metareflexiones o reflexiones de segundo orden. La reflexión filosófica versa sobre una gama heterogénea de problemas y asuntos fundamentales ligados a cuestiones como: la existencia humana, las condiciones posibilitantes del conocimiento, los juicios axiológicos y estéticos, la naturaleza de la mente y el lenguaje, entre otros».

Conexiones entre el teísmo clásico y los principios de la ciencia moderna. Una aproximación histórica | Bruno de Jesús Rahmer

«Una versión obstinadamente persistente y sostenida sin mucha oposición en los círculos académicos, concibe a la ciencia emergiendo por primera vez con los antiguos griegos, deslizándose hacia una involución lánguida durante el medioevo y renaciendo en el siglo XVII a causa del influjo de las ideas enciclopedistas. En esta versión caricaturesca del progreso científico, tal cisma se atribuye frecuentemente a las “veleidades religiosas y oscurantistas” del zeigeist pre-moderno. Así, la revolución científica del siglo XVII y la marcha triunfal de la ciencia, es una consecuencia del hecho de que las instituciones sociales de antaño, lograron librarse de los grilletes de un sistema religioso inquisitorial e ignominioso».

Del Nilo al Big Bang: Física para los que suspendían Física. Una reseña del reciente libro del PhD en Física Antoine Bret | Leo Contreras

«En un estilo amigable, aunque no menos riguroso, el físico Antoine Bret nos narra la historia del Big Bang en su recién publicado libro Del Nilo al Big Bang: Física para los que suspendían Física. A través de sus páginas -a ratos cargadas de humor- la pluma del autor nos traslada a los orígenes de esta teoría, su desarrollo y posterior evolución en el tiempo. Historia que en el pensamiento del autor encontrará un correlato con la búsqueda de la fuente del Nilo, identificada con los intentos de la comunidad científica para hallar un consenso. En el presente escrito daremos un breve vistazo capítulo por capítulo».

Las pistas de Dios en el universo según McGrath como fundamento para la construcción de una “Big Picture” teísta de la realidad | Leo Contreras

«Cuando hablamos de pistas no hablamos de “pruebas”, apunta McGrath en su libro Mere Apologetics. Una pista sugiere, pero no demuestra. Sin embargo, una gran cantidad de pistas pueden apuntar hacia una totalidad mayor que contiene el sentido del cuadro y, a la vez, provoca que cada pista brille con más fuerza y la veamos en perspectiva. Las pistas apuntarían a un marco explicativo, proporcionando “una narrativa” para lo que pensamos, vemos y sentimos. En otras palabras, si el cristianismo es verdadero, entonces deberíamos observar ciertas pistas de Dios en el universo».

Distintas perspectivas sobre la edad de la tierra desde la Geología y el Génesis: ¿Contradicciones con nuestra fe? La mirada de un geólogo | Benjamín Araya

«Cada vez que nos enfrentamos a la pregunta “¿cuántos años tiene la tierra?” nos encontramos con la disyuntiva entre el relato cronológico textual bíblico y lo que nos dice la geología, generando un distanciamiento racional entre nuestra fe y las ciencias geológicas. Aunque no lo creamos, este distanciamiento comenzó en el siglo XVII. En la actualidad la compresión podría ser otra, pero el poco interés sobre el análisis de estos temas y el temor a buscar respuestas en el texto bíblico aún mantienen vigente este distanciamiento».

Siete objeciones hacia el cristianismo a la luz de Tim Keller | Leo Contreras

«Al final del día la primera parte del libro (“El salto de la duda”) deviene en una apologética que no rehúsa explorar la dimensión política del cristianismo, aunque sin ser absorbido por ella. La componente pastoral, empapada de experiencias, hace que tome distancia de los a veces rígidos y mecánicos libros de apologética y, a la vez, despierte en el lector cierta cercanía. En ese sentido el autor apuesta por una apologética relacional. El lector interesado en iniciarse en la apologética encontrará en esta parte del libro -tal vez el libro en su totalidad- un buen y amigable comienzo, y el escéptico argumentos que sí funcionan y probablemente lo harán cuestionar sus prejuicios. Para el lector ya familiarizado con estos temas la lectura le resultará, a ratos, lenta. No obstante, lo tendrá como un recurso útil en su biblioteca».

El mito moderno de la Tierra plana medieval: ¿Creían los cristianos de la Edad Media que la Tierra era plana? | Pablo de Felipe

«Actualmente, la mayoría de las personas relacionan el terraplanismo como el más disparatado sinsentido y como una ‘herejía’ científica. Ser llamado terraplanista es el más extremo de los insultos ‘científicos’. Por más de un siglo, sin embargo, este mismo insulto ha sido lanzado contra un milenio de la historia de la Europa Occidental, considerado como el bastión del cristianismo terraplanista. El Cristianismo ha sido acusado de suprimir el conocimiento en esta ‘edad oscura’. Pero ¿hay algo de verdad en esta acusación?».

El concordismo científico, astronomía y geología antiguas | Leo Contreras

­­­­»El atractivo del «concordismo» se debe a que las declaraciones fenomenológicas (o de las apariencias) de la Biblia —propias del tiempo y lugar donde se escribieron— con respecto a la naturaleza son identificadas como declaraciones científicas que informan al lector moderno sobre lo adelantado del conocimiento hebreo y «prueban» el origen divino de las escrituras, su unicidad y, en última instancia, la existencia de Dios. Los concordistas utilizan esta suerte de hermenéutica como una herramienta para hacer labor apologética. De ahí el atractivo del concordismo».

El Demiurgo platónico y el Dios cristiano, ¿son iguales? | Leo Contreras

«El Demiurgo puede entenderse como un artífice, el “dios creador” en la filosofía platónica. Sin embargo, hay diferencias con el Dios cristiano que no se pueden soslayar. Cuando estudiamos el origen de las principales doctrinas cristianas no podemos sino asombrarnos de las batallas filosófico-teológicas de los primeros padres apologetas de la iglesia –los inicios de la patrística– con las diferentes corrientes filosóficas, como el neoplatonismo».

Dembski y los milagros | Leo Contreras

«Entre 1650 y 1850, dice Dembsky, en el período que va de Spinoza a Schleiermacher, los cimientos racionales de la fe cristiana fueron alterados en lo fundamental. Para el matemático, los milagros, utilizados como argumentos racionales para la existencia de Dios, dejaron de tener validez de pleno derecho al ser declarados como incoherentes. Esto último, despojó de todo peso probatorio a los milagros, ya que estos habían constituido la huella directa de las operaciones de Dios en el mundo y, en consecuencia, su rechazo fue equivalente a socavar todo apoyo evidencial para la fe cristiana por medios no naturalistas. La refutación de Spinoza a los milagros tiene lugar en su Tractatus Theologico-Politicus, un libro controversial, vituperado y prohibido por el Sínodo Reformado de Holanda del Norte».